El impacto social de las Clínicas Jurídicas

Jerome FrankEra 1933 cuando Jerome Frank, profesor de la Universidad de Yale, publicó «Why Not a Clinical Lawyer-School?«, un artículo que ponía en tela de juicio la educación jurídica de las universidades norteamericanas. En él abogaba por extender el método clínico, propio de los estudios de medicina, a la metodología usada en las aulas de Derecho, ofreciendo a los alumnos el aprendizaje necesario para que pudieran afrontar el ejercicio real de su actividad profesional.

clinicajuridicaEstas afirmaciones fueron el germen de las Clínicas Jurídicas, conformándose hoy como un espacio de formación teórica y práctica, por medio del cual los alumnos prestan un servicio a la comunidad trabajando gratuitamente en la solución de casos reales en los que subyace un problema social o un interés público. Por lo tanto, en ellas debe darse un marcado componente social.

Las Clínicas Jurídicas comenzaron a expandirse en las Escuelas de Derecho norteamericanas durante la década de los ‘60 y, ya en la década de los ’80, en las de Sudáfrica y Sudamérica. Actualmente en España existen diversas Clínicas Legales creadas por universidades y facultades de Derecho, tanto públicas como privadas, siendo pioneras de esta iniciativa las de la Universidad de ValenciaUniversidad Carlos III y Universitat de Barcelona. Más tarde se crearon las de ICADE y Universidad Europea. De más reciente creación es la Clínica Legal de la Universidad Internacional de la Rioja, donde la mayor parte del proceso se realiza de manera virtual.

clinhab

Para ClinHab, servicio de consultas sobre vivienda y mediación residencial como alternativa a la judicialización de los problemas, las principales finalidades que debe reunir una Clínica Jurídica son:

  • Permitir el contacto directo del estudiante con casos reales, de la mano de un profesional y bajo la supervisión de profesorado universitario.
  • Devolver a la sociedad parte de la inversión que se hace en la enseñanza pública superior, con una incidencia directa y real en la solución de problemas.
  • Dar respuesta a los colectivos que, en cada momento, puedan resultar más vulnerables y tengan menos posibilidades de acceder a apoyo legal.
  • Trabajar en el espacio universitario problemáticas sociales que tienden a quedar marginadas.

Habida cuenta de lo anterior, no hay duda de que el método clínico aplicado a la formación técnico-jurídica es interesante por su orientación práctica, pero aún más por sensibilizar a los futuros abogados, para que desarrollen de forma consciente y responsable su talento en beneficio de la sociedad.

future

Quizás también te interese:
– Cuando el Crowdfunding y la Justicia Social se encuentran
– La Clínica Jurídica online de UNIR-Fundación Fernando Pombo

3 comentarios

  1. […] – “El impaco social de las Clínicas Jurídicas” […]

    Me gusta

  2. […] “El impaco social de las Clínicas Jurídicas” – “Cuando el Crowdfunding y la Justicia Social se […]

    Me gusta

  3. […] Quizás también te interese: – La Declaración del trabajo Pro bono para el Continente Americano (DPBA) – El impaco social de las Clínicas Jurídicas […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: